La librería de las nuevas oportunidades

La librería de las nuevas oportunidades

Language: Spanish

Pages: 0

ISBN: B007FXIARA

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


Érase una vez una vieja librería en la pequeña y lluviosa isla de Shelter Island...

A ese lugar tan especial, donde los libros parecen tener vida propia, llega un día Jasmine, dispuesta a hacerse cargo del negocio mientras la propietaria, su tía Ruma, viaja a la India para curar su corazón cansado.
Sola en medio del polvo y el desorden, la joven intenta dar un toque de modernidad al local, colocando títulos nuevos y llamativos en el escaparate, pero muy pronto los clásicos de siempre imponen su presencia, y los autores vivos y muertos revolotean por las estanterías dejando oír su voz.
Así Jasmine vuelve a descubrir a Shakespeare y a Edgar Allan Poe, y no solo eso: la chica aprende a escuchar a sus clientes, a comprender lo que de verdad buscan en una novela o en un manual de cocina, y acabará encontrando al hombre con quien compartir todos los libros de su vida.

La librería de las nuevas oportunidades es a la vez una fábula romántica y un homenaje a la buena literatura porque a menudo es ahí, en las páginas amarillentas de un libro olvidado, donde están las palabras que pueden cambiar nuestra vida.

"Dedico esta novela a todos los libreros, estén donde estén. Ellos son los que nunca se cansan de vender sueños."
Anjali Banerjee

The Tragedy Paper

Good on Paper

Plan B: A Novel

Cliffs of Fall: And Other Stories

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

entre risas. —Benoy está mejor desde que le han puesto el marcapasos —señala mamá. —Tiene mala cara —dice papá. —Los dos tienen mala cara —remacha mamá. —Él intenta abarcar demasiado. Siempre está liado con algún arreglo en la casa. —¿Por qué no se relaja? —pregunta mamá, mirándose la raya de los ojos en el espejo de cortesía—. A este paso, le dará otro infarto. Los cotilleos de mis padres contaminan el aire como humo tóxico. Abro la ventanilla e inspiro el aire fresco, que huele a cedro y

lectura subo corriendo al apartamento para coger mi equipaje. Bajo con la maleta, que va dando tumbos por la escalera. El viento arrecia, ensañándose con la casa, y hacia poniente el crepúsculo parece haber echado un manto gris sobre el cielo. Cuando estoy a punto de abrir la pesada puerta principal, una sombra se proyecta en el vestíbulo y una voz grave, familiar, me eriza la piel. —Jasmine, espera. �Vas a dejarnos tan pronto? 18 -Connor, me has dado un susto de muerte. —El asa de la maleta

ni cobertura de móvil. No hay más que libros apilados junto a la mesilla de noche, incluida una selección de cuentos de Edgar Allan Poe. No me apetece demasiado leer sobre los horrores de cadáveres redivivos mientras trato de sobrevivir en un viejo caserón encantado. No puedo conjurar la imagen de Robert y Lauren en el Andante. �Qué he hecho yo para merecer semejante traición? �Acaso era algo que Robert llevaba dentro antes incluso de conocerme? Me dijo que se había enamorado de ella sin querer.

jelabis, que son unas pastas bañadas en almíbar. Son postres típicos del sur de India, y me encantan. Puro azúcar. —Creo que voy a entrar en coma diabético. —O unos roshagollas, unas bolitas hechas con una masa parecida a la del pan, también bañadas en almíbar. —¿Hay un río de almíbar en Bengala? —Ríos sí que hay, muchos. Contemplo su perfil en la oscuridad. Parece estar hecho de incontables puntitos de luz. —Vayamos a visitar uno de esos ríos ahora mismo. Me reclino sobre las almohadas.

a las de Virginia Langemack y Lucia Peleran. —Sanchita ha llamado, pero no ha vuelto —anuncia con aire abatido. Se encoge de hombros, al tiempo que se quita el abrigo y lo cuelga en el armario. Luego, saca del bolso el libro que nos ocupa: Lo que el viento se llevó. —Lamento oírlo —digo. —Mohan ha pedido el divorcio. Ya está saliendo con otra, �te lo puedes creer? En el fondo, no me sorprende. —Sigue trayendo a Vishnu a la hora del cuento, eso es lo que importa. Mamá ya se encamina al salón

Download sample

Download