Arte y belleza en la estética medieval

Arte y belleza en la estética medieval

Language: Spanish

Pages: 0

ISBN: 8499894461

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


Una compilación de las teorías estéticas elaboradas por la cultura del Medioevo, desde el siglo VI hasta el XV de nuestra era.

El concepto de «estética» nace en Europa en el siglo XVII y, por lo tanto, muchas historias de la estética tomaron en escasa consideración las teorías de la belleza y del arte elaboradas antes de estas fechas. Ahora bien, desde hace muchos años la actitud de los historiadores ha cambiado y la Edad Media se ha valorizado como una época rica en especulaciones fascinantes sobre la belleza, el placer estético, el gusto, la belleza natural y la artificial, las relaciones entre el arte y las demás actividades humanas.

En este compendio de las teorías estéticas elaboradas por la cultura del Medioevo, desde el siglo VI hasta el XV de nuestra era, Eco reconoce, de forma accesible para el lector no especializado, las etapas de un debate que presenta aspectos dramáticos y apasionantes, y nos permite entender mejor la mentalidad y el gusto artístico del hombre medieval.

Reseña:

«Un estudio delicioso... Tremendamente lúcido y fácil de leer, el ensayo de Eco está cargado de excelencia y de la energía de un hombre enamorado de la materia.»
Boston Globe

New Masters of Poster Design, Volume 2: Poster Design for This Century and Beyond

Naive Art (Art of Century)

Drawing Cartoon Faces

The Tenth Street Studio Building: Artist-Entrepreneurs from the Hudson River School to the American Impressionists

The Fantastic World of Gervasio Gallardo

The Art of Dragon Age: Inquisition

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

siglos en los que los árabes traducen a Aristóteles y se ocupan de medicina y astronomía, cuando al este de España, a pesar de haber superado los siglos «barbáricos», Europa no puede estar orgullosa de su propia cultura? Con todo, si así se puede decir, la culpa de este «emplasto» indiscriminado de diez siglos la tiene también un poco la cultura medieval, la cual, al haber elegido o haberse visto obligada a elegir el latín como lengua franca, el texto bíblico como texto fundamental y la

Guillermo basta con que un objeto se presente a un sujeto exhibiendo determinadas cualidades para provocar un sentimiento de deleite compenetrado de amor (affectio), que es al mismo tiempo conocimiento de lo bello y aspiración a este (cf. Bruyne 1946, III, pp. 80-82; trad. cast. III, pp. 84-85). 7.3. Psicología de la visión Todas estas teorías filosóficas se desarrollan en un nivel de generalidad alejado de una investigación sobre los mecanismos psicológicos de la visión, como sucede, en

artista. Todo el helenismo había llevado a cabo una revalorización teorética del trabajo del artista, y poco a poco se inclinaba a pensar que este era capaz de proponerse una imagen ideal de belleza desconocida en la naturaleza. Con Filóstrato se piensa ya que el artista puede emanciparse de los modelos sensibles y de las percepciones habituales. Se abre camino un concepto de fantasía que contiene ya —según algunos intérpretes modernos— todos los presupuestos de una estética de la intuición (cf.

medievales de una doctrina de la inspiración, encontraremos indicaciones más radicales en la Schedula de Teófilo, como hemos visto en el capítulo anterior. Hoy en día no nos damos cuenta de que la cualidad única de una obra de arte no hay que buscarla en una idea concebida por acto de gracia e independiente de la experiencia de la naturaleza: en el arte convergen todas nuestras experiencias vividas, elaboradas y resumidas según los normales procesos imaginativos, salvo que lo que hace única la

pulular de alusiones, de imprecisas relaciones de semejanza, en cadenas de causa y de efecto sobre las que se pueda razonar de forma unívoca. El principio tomista de la analogía no se basa en semejanzas inasibles y vagas, sino en un criterio metodológico que permite inferir, según reglas lo más posible unívocas, la naturaleza de la causa a partir de los efectos. Para que este discurso sea posible hay que creer firmemente en el principio de identidad y sostener que tertium non datur. Los

Download sample

Download